ValladolidWebMusical - crónicas - festival de la guitarra de Córdoba  
   
 

 

  2007: reflexiones acerca del Festival de la Guitarra de Córdoba

Como cada año, y con éste van veintisiete, el Festival de la Guitarra de Córdoba ha tenido lugar las dos primeras semanas de julio. Un festival qe en su germen era una especie de encuentro formativo donde se impartían cursos qe posteriormente fueron aderezándose con conciertos y qe con cada edición ve ampliada su oferta en sus vertientes formativa, de actuaciones en directo y de actividades paralelas en torno al mundo de las seis cuerdas, abarcando todos los estilos, hasta haberse convertido en referente mundial y uno de los festivales musicales qe mejor parado sale de cara a crítica y público. También hay concursos, acontecimiento del qe me suelo olvidar y qe ahora qe recuerdo resalto, pero tienen una gran laguna: la nueva creación. ¿Para cuándo un concurso de composición para guitarra?
Por supuesto qe perfecto no es, dado qe lo organizan seres humanos, pero año tras año va habiendo mejoras. Uno de los puntos fuertes en torno al programa formativo de este año han sido las clases magistrales. Pat Metheny, Larry Carlton y Robben Ford han explicado sus concepciones musicales ante decenas de guitarristas ansiosos por saber cómo piensan grandes figuras, en este caso del jazz. En los demás cursos es destacable el haber fichado este año a figuras como Mike Stern y nuevamente la guitarra en la canción de autor de la mano de Javier Ruibal. La gran oferta de cursos impartidos por maestros de la guitarra clásica se mantiene, así como la de interpretación de música antigua, este año a cargo de Hopkinson Smith. Se mantiene también la atención al flamenco, este año dirigida incluso a cantaores y bailaores. Es cierto qe los precios de los cursos no son baratos precisamente, pero habría qe comparar cuánto se paga en otras latitudes.
Y hablando de precios, he leído recientemente qe hay gente en otros puntos de España qe ha pagado 40, 50 euros, por ver a Satriani o a Metheny. A este último el más pudiente lo pudo ver sentado cómodamente en el patio de butacas del Gran Teatro por 30 euros. Si era en paraíso, también sentado cómodamente, 9. Y en ese mismo sitio podías disfrutar al día siguiente de Mike Stern por 5 cochinos euros. Por ver a Satriani en la Axerquía, 25 y si comprabas tres entradas, toma descuento del 20%. El caso más sangrante fue el de un tipo qe en Barcelona (creo) había pagado 80 euros por ver a Paco de Lucía: aqí la mayoría pagó la cuarta parte, 20 euros (35 los de las butacas frente al escenario). Los conciertos de los clásicos a 10 euros. En fin, busqen, comparen y dejen de ir al cine, qe es un timo.
Este año ha habido otro cambio de escenario: los conciertos qe antaño se celebraban en los Jardines del Alcázar ahora se hacen en el recién reformado Teatro de la Axerqía. Adiós a las sillinas de madera (snif, snif) y hola al duro cemento, porqe mira qe son macizas las gradas del teatro. Con el bis de Satriani terminaban para mí tres conciertos en el recinto en menos de una semana: mi culo juraba en hebreo. No está en condiciones (el teatro, no mi culo) para presenciar un concierto de dos horas. Qizá si el próximo año repartiesen almohadillas en vez de abanicos... o ambas cosas... Ahora, las vistas de la Mezqita muy lindas. En cuanto al Teatro Cómico, pues este año me he encariñado con él y me parece buen sitio para los conciertos de guitarra clásica: recogido, no está mal de acústica y los asientos son cómodos. Y con el suelo enmoqetado, bendito sea dios. Los programas de mano de este recinto, más feos y menos manejables qe los del año pasado, pero bastante más completos. Lo qe no llego a entender es qe el aire acondicionado tenga una temperatura fija, como nos dijo el personal de la sala: en invierno lo imagino poblado por lapones. En el caso del Gran Teatro, este año mejor: los programas de mano han estado completos y no contenían repertorios hipotéticos. Lo abominable, como siempre, la falta de educación de una parte del público: si no son capaces de tener bien educaditos a sus móviles, no imagino qé clase de educación darán a sus hijos. La cruz qe tienen los qe trabajan allí. En fin.
Por otro lado, el público se moviliza bastante para ir a los conciertos. Algunos como Paco y Metheny lo vendieron todo, y Satriani imagino qe estaría a punto. Hablando de puntos, un puntazo traer a un maestro del rock como él. Los jevis responden muy bien, sin duda ha sido uno de los grandes reclamos de este año; se podría repetir la jugada trayendo a Steve Vai o a Tony MacAlpine: a falta de Jimi Hendrix, la lista de grandes guitarristas del rock qe podrían figurar en el cartel del festival podría ser eterna, desde Slash hasta Yngwie Malmsteen. En definitiva, un acierto Satriani, como lo sigue siendo la oferta en el campo del jazz, la guitarra clásica o el flamenco. Sin embargo, sigue habiendo problemas por los conciertos qe coinciden o se solapan: me he perdido por segundo año consecutivo a Roland Dyens, este año por Satriani, el pasado por Camilo & Tomatito. Al fin y al cabo, porqe yo lo elijo. Qé sé yo.
Respecto a la repercusión mediática, todo sigue igual. Obviando a los medios locales, qe dan una gran cobertura al acontecimiento desde el momento en qe se conoce el programa formativo hasta qe salen las críticas musicales (todo hay qe decirlo, algunas impropias de la prensa seria), las noticias sobre el festival a nivel nacional son mínimas, como peqeñas salpicaduras. Internet se convierte en el gran punto de referencia por el qe los procedentes de fuera de la provincia obtienen toda la información de esta gran cita. Y hablando de información en internet, me pregunto cómo los asistentes a los conciertos del Teatro Cómico y el de la Axerquía venidos de fuera de Córdoba supieron llegar, ya qe carecen de página web propia y en la del festival no se facilita ninguna dirección. Y como buscasen la información en la página del ayuntamiento, lo llevaban claro. Muy grave omisión en el caso del teatro de la Axerqía, ya qe no estaba ni inaugurado. Ni los de la capital sabían dónde qedaba.
Dicho esto, el festival no tiene nada qe envidiar a ningún otro: crítica y público son unánimes al respecto. Y el próximo año lo seguirán siendo, pongo la mano en el fuego. Así qe andad al loro en la próxima edición y no os perdáis nada de lo qe haya, porqe todo aqí es de una calidad demoledora.

-Trabas. julio'07

comentarios ? =>